miércoles, 5 de abril de 2017

RELACIONES TÓXICAS. NARCISISTAS Y PSICÓPATAS.


Hace tiempo que tenía intención de escribir en psicología profunda y espiritualidad algunas líneas acerca de las relaciones amorosas con personas con un Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) o con "psicópatas adaptados", personalidad psicopática o Trastorno antisocial de la Personalidad (TAP). Dado que se trata de un texto divulgativo, escrito en este blog dedicado a la psicología y espiritualidad, y en modo alguno de un artículo científico -que tengo intención de escribir en algún momento-, debe tenerse por tanto en cuenta que es un ensayo con algunas indicaciones que pueden ser útiles especialmente para quienes estén sufriendo o hayan sufrido una relación con una persona con un TNP o TAP.

Me resulta cada vez más inquietante el número de pacientes que llegan a mi consulta por daños emocionales debidos a una relación con un/a narcisista perverso/a (denominación del TNP por los psicoanalistas franceses). Las consecuencias son, en algunos casos, realmente devastadoras. No es infrecuente que padezcan un Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) con desórdenes del sueño y de la alimentación (insomnio, falta de apetito y/o desregulación alimentaria) durante y después de la relación. Y vienen a mi memoria las palabras de Dostoievski  "si Dios no existiese, todo estaría permitido" pues, en mi opinión, muchas de estas personas son la expresión palmaria del Mal, entendido como el alejamiento del hombre de su esencia divina y la carencia del Eros como soporte del amor, tanto en hombres como en mujeres. Aunque esto requeriría una reflexión aparte.  

Después de haber observado el comportamiento de varios/as narcisistas, y de haber padecido el de otros tantos, he podido identificar una pauta de acción común a todos ellos. Por cierto que coincide con las investigaciones de diversos especialistas en este tipo de trastornos (y especialmente en las víctimas de las personas que padecen TNP). El esquema de la pauta de acción puede resumirse del siguiente modo:

1. Expresión de pseudoamor incondicional (bombardeo de amor, lo denominan los expertos americanos) y creación de ilusión de alma gemela. Lo primero que suele realizar una persona con TNP cuando quiere ganarse a una víctima para obtener de ella un beneficio (dado que son incapaces de amar, por una herida provocada en la infancia) es expresarle cuánto la quiere, que ella es la persona que estaba buscando toda su vida, etc. Incluso estudiará qué es aquello que colma a la pareja (sea esta hombre o mujer) y tratará de imitarlo creando una sensación de "alma gemela": qué tipo de ropa le gusta, qué gel o champú de baño utiliza, qué comida le gusta, etc., y tratará de adoptarla como suya propia. Esta actitud camaleónica le permite camuflarse perfectamente. El sexo con un/a narcisista suele ser extraordinariamente satisfactorio y, en muchas ocasiones, se convierte en adictivo, como una droga. Esa capacidad camaleónica le permite al narcisista convertirse en el "amante perfecto", y en ello radica uno de los escollos más difíciles de superar por la víctima. Por si fuera poco, las personas con TNP tienen una capacidad increíble de pre-cognición o de "lectura de la mente". No nos referimos aquí a las clásicas sincronicidades y sincronías que se producen cuando dos personas están enamoradas y todo parece girar alrededor de esa relación. Esto sucede siempre que se constela el arquetipo anima/animus. Se trata de algo diferente, que resulta intrigante: saben de antemano qué es lo que valora la otra persona por encima de todo y aquello que le resulta más doloroso, incluso en la primera cita. Esta capacidad de mostrar "la sombra" del amante en los momentos más inoportunos tiene dos posibles consecuencias: a) la persona se siente herida y dañada por los constantes ataques que el/la narcisista realiza allí donde ella es más vulnerable, lo que provoca una terrible merma de la autoestima e incluso una desorientación sobre la vocación personal; b) la persona es capaz de comprenderse mejor y de asimilar e integrar en la consciencia los aspectos personales de la sombra (lo inconsciente biográfico, personal o individual), provocando una maduración y una transformación. Esto último después de atravesar un auténtico descenso a los infiernos.  

2. Ataque a la percepción/emoción (Gaslighting). En esta etapa, cuando el/la narcisista está segura de que "ha atrapado" a su víctima en "una tela de araña de ilusiones" muy hábilmente tejida, entonces, de pronto, se alejan y se convierten en las personas más frías. Un maltrato emocional en toda regla, dentro del infierno emocional al que hace atravesar a sus víctimas. Introducen confusión y desorientación perceptiva y emocional en la pareja mediante manipulación, mentiras, medias verdades... Todo ello con la intención de que la persona dude de sí misma y de sus percepciones e intuiciones. De pronto, muestran una frialdad extrema (cold shoulder) en mitad de un período de bombardeo amoroso (love bombing). La triangulación es un modo de actuar clásico del narcisista. Ningún narcisista rompe del todo sus relaciones con ex-parejas. Esto es especialmente importante, para identificarlos. Cada ex-pareja le aporta al narcisista un beneficio: sexual, material, terapéutico, etc. En este sentido, la promiscuidad es también un rasgo bastante característico del narcisista, pudiendo mantener relaciones sexuales en triangulación sin que esto les provoque el más mínimo conflicto interno. ¡Mucho cuidado con esto, porque el narcisista no suele utilizar medios de protección, como condones o preservativos! Todas estas estrategias conducen a que la víctima dude de sí misma, de sus propias percepciones, de sus intuiciones, incluso de su vocación. El único modo de combatir adecuadamente esta situación es que la persona cree un puente firme con su propio mundo interior. 


Explicación del término Gaslighting:


 
3. Alejamiento. En esta etapa, la persona con TNP despliega su táctica de frialdad emocional (cold shoulder) creando un sentimiento de vacío y de inutilidad en la víctima de sus maltratos, mermando la autoestima, provocando sentimientos de culpabilidad cuando la víctima responde o se defiende. Introduce constantes manipulaciones en el modo de comunicarse: corta la comunicación con su víctima/pareja desapareciendo por un tiempo sin previo aviso, y sin ningún motivo objetivo que lo justifique. En el momento en que la persona afectada por estos maltratos emocionales responde es entonces cuando los narcisistas buscan el modo de hacer que la persona se sienta culpable por reaccionar a su maltrato.

4. Recuperación de la relación (Hoovering): Si la víctima tiene la suficiente fortaleza y capacidad de discernimiento como para darse cuenta de que está siendo objeto de un maltrato y deja la relación con la persona narcisista, esta última volverá a la carga para recuperar a su víctima. Los narcisistas no soportan el abandono y el rechazo. Y el ciclo se inicia de nuevo con la expresión de pseudoamor incondicional


Explicación del término Hoovering o intento de recuperación de la relación
Recomendables los vídeos de este canal




Cuando nos referimos en psicología y espiritualidad a la "toxicidad" en las relaciones interpersonales, y a la existencia de trastornos narcisistas o "psicopatía adaptada", debemos realizar algunos apuntes que resultan fundamentales para comprender las diferencias entre los comportamientos trastornados de los narcisistas o psicópatas adaptados y los que pueden producirse en cualquier relación interpersonal.

La terrible insatisfacción que vengo observando en las relaciones sentimentales, y las duplas narcisistas-hiperempáticos que tienden a producirse en muchas de ellas, me ha conducido a la necesidad de aclarar a mis pacientes y, por ende, también a mí mismo la diferencia entre los modos de comportamiento característicos de los trastornos narcisistas/antisociales (y las personas que los padecen) y los estados de "toxicidad" transitorios por los que cualquier persona ha pasado a lo largo de su biografía.

Entra dentro de lo "normal" que las personas vivamos momentos en los que nuestros estados emocionales sean extremos, especialmente cuando están en juego las relaciones anima/animus, esto es, en las relaciones amorosas; en estos casos, la batalla siempre está servida y en esos momentos nos convertimos en "tóxicos" para los otros/as. Ahora bien, las personas con un trastorno narcisista (TNP) viven en "modo tóxico" todo el tiempo, dado que padecen de alexitimia y de falta de empatía, por lo que son incapaces de amar. 

Sobre la ausencia de amor auténtico en los narcisistas véase este vídeo